YPF: Privatización y Estatización

Compartir con...

YPF sufrió en los últimos 30 años un proceso de Privatización y posterior estatización, que generó importantes pérdidas para el Estado.

Nadie en su sano juicio puede dudar en que la empresa petrolera de una Nacion, es sin lugar a dudas, una de las industrias estratégicas de tu país, además de ser una fuente de dólares invaluable de una economía.

En un sistema de economía mixta, YPF es una industria estratégica.

Sin embargo en los noventa, Carlos Saul Menem – para sostener la convertibilidad – avalado por todo el partido peronista y los Kirchner a la cabeza, representantes de las provincias petroleras, decidieron privatizarla.

Historia reciente del saqueo de YPF

La empresa fue creada en 1922, en el gobierno de Hipólito Yrigoyen, y fue dirigida en sus primeros años por el general Enrique Mosconi, como una empresa estatal.

Desde entonces hasta la decada del 90, los distintos gobiernos fueron trabajando en esta industria estrategica.

Cabe destacar la presidencia de Frondizzi con la batalla del petroleo. Y luego el gobierno de Arturo Illia con la anulación de los contratos petroleros.

De empresa estatal a SA

Entre 1991 y 1992, Carlos Saúl Menem llevó a cabo las principales reformas. El primer paso en este proceso fue el cambio de tipo societario de YPF (que era una Sociedad del Estado) para convertirse en una Sociedad Anónima.

En junio de 1992 se privatizó YPF a través de la ley 24.145: Yacimientos Petrolíferos Fiscales, que era una sociedad del Estado, se convirtió en YPF S.A.

la privatizacion de YPF

La idea era conseguir fondos frescos para la empresa y disminuir el déficit de la misma, producto de la gran cantidad de empleados publicos que formaban su plantilla.

En 1993, y con más ventas de acciones al capital privado, el Estado se quedó tan solo con el 20% de las acciones y la acción de oro. Por su parte, los estados provinciales se quedaron con un 12%. 

Para mejorar la condición de la empresa, entre 1991 y 1992, se despidieron 7 mil trabajadores y se vendieron activos (áreas marginales, centrales y las cuencas, destilerías, oleoductos, etc.) con lo que la empresa redujo su superficie de exploración en un 90% y sus reservas y producción en un 50%.

Esto generó la resistencia de los empleados y de los pueblos que tenian en YPF su principal empleador. Nacieron asi, los movimientos piqueteros, especialmente en el norte del pais, con las protestas de pueblos que perdian su principal fuente de ingresos.

Tambien las movidas de Cutral Co, en Neuquen fueron muy significativas.

Esta privatización paso por el Congreso de la Nacion, con el apoyo del Partido Justicialista.

A cambio de apoyar la privatizacion de YPF, Nestor Kirchner, como gobernador de Santa Cruz, recibió 630 millones de dólares, en concepto de Regalías mal liquidadas, que inmediatamente envió al Credit Suisse.

La ley dejó a YPF S.A. «sujeto a privatización», obligando al Estado nacional y a las provincias a vender conjuntamente al menos el 50% de las acciones de la empresa en un plazo máximo de tres años, a partir del traspaso efectivo de las acciones a las provincias

Inversión privada en YPF

Los inversores privados, estaban compuestos por bancos y fondos de inversión de diversos países de Europa y de América Latina.

Repsol 1999

Finalmente, YPF fue privatizada al ser vendida a la española Repsol en 1999.

Néstor y Cristina Kirchner apoyaron esa medida, argumentando que beneficiaba a Santa Cruz.

La empresa estatal española Repsol, vio como gran oportunidad, entrar en YPF. Los españoles de Repsol compraron la acciones de YPF en 1999 pagando alrededor de 15.000 millones de dólares.

Con ese dinero, el presidente argentino prometio pagar juicios de jubilados, que solicitaban la actualización de sus haberes. La realidad es que el objetivo primario era obtener dolares para mantener la convervibilidad y mantener su sueño de la re re eleccion.

Cuando el santacruceño llegó a la Casa Rosada, Menem se refirió a aquel momento:

«Nestor Kirchner y su mujer fueron los más entusiastas en privatizar YPF. Nos ayudaron a impulsar la privatización»

Carlos Saul Menem

Repsol se quedó con YPF (1999)

La empresa de capital español compro en 1999 la mayoria de las acciones de la petrolera argentina.

Durante su explotación de YPF, Repsol extrajo los recursos de los pozos que fundamentalmente había perforado la empresa estatal. Así fue como bajaron sus reservas y producción.

Paralelamente, el 90% de dólares de ganancias fue repartido entre sus accionistas en forma de dividendos.

Como bien dijo Axel Kicillof, Repsol llevó adelante una política de vaciamiento de YPF. Este proceso se incremento cuando para facilitar la compra de las acciones por parte de Eskenazi, se aprobo el reparto de dividendos como forma de pago del crédito que permitio la compra.

Ingreso de la familia Eskenazi (2007)

YPF reestatizacion

En 2006/2007 Nestor Kirchner, ya como presidente, veia que no tenía poder efectivo sobre las decisiones de YPF, ya que habia votado su privatización.

Arrepentido de esta situación, sintió la necesidad de incluir a un grupo argentino en YPF.

A pedido del gobierno argentino y durante la presidencia de Nestor Kirchner, el grupo Petersen, comandado por la familia Eskenazi, compró el 14,9% de YPF.

El conglomerado empresario contó con el visto bueno del kirchnerismo en su intención de «argentinizar» la petrolera que supo ser propiedad del Estado.

«Los argentinos tendríamos que estar contentos de que capitales argentinos estén recuperando parte de la empresa que lamentablemente nos ha traído tantos dolores de cabeza [luego de] su privatización»

Alberto Fernández – Jefe de Gabinete de NK

Enrique Eskenazi, presidente del Banco de Santa Cruz, no tenia experiencia en el tema petrolero. Su antecedente era una relación muy cercana con Nestor Kirchner, con quien compartieron relaciones económicas como gobernador, presidente y de caracter personal.

En mayo de 2011, bajo la razón social del grupo Petersen, amplió su participación en YPF con la compra del 10% más de acciones por un total de US$ 1.304 millones.

De esta manera, el grupo que controla la familia Eskenazi se quedó con el 25,46% de la petrolera.

Según los documentos enviados a la Securities and Exchange Commission (SEC) de EE.UU., la operación, que se realizó por un total de 2.235 millones de dólares, fue fondeada con deuda por los compradores prácticamente en su totalidad.

La transacción incluyó un crédito de Repsol por 1.015 millones de dólares y otro préstamo de 1.026 millones de dólares de un consorcio de bancos liderado por Credit Suisse.

Desde la adquisición por Repsol en 1999 y hasta fines de 2011, disminuyó la inversión y la producción, llevando a que en 2011 -por primera vez desde que se privatizó la empresa en los años 90- Argentina tuviera que importar más gas y petróleo del que producía.

La introducción de la familia Eskenazi en YPF no logro aumentar la exploración de nuevos pozos. Todo lo contrario, forzó a la compañia a pagar dividendos, para que a traves de ellos, Eskenazi pudiera pagar las deudas generadas por la compra de la compañia.

Reestización de YPF

Estos números se sostuvieron hasta el 3 de mayo de 2012, hace unos diez años, cuando el Congreso Nacional aprobó la ley de expropiación de YPF con apoyó de la oposición, en aquel entonces, durante el segundo mandato de Cristina Fernández de Kirchner.

YPF: Privatización y estatización

De esta forma, el Estado argentino declaró el 51% del patrimonio de YPF de utilidad pública y sujeto a expropiación. De ese 51% expropiado, un 49% iría a las provincias y el 51% restante al Estado nacional.

Kicillof Estatizacion YPF

La caída de reservas de petróleo en la gestión de Repsol fue el principal motivo para expropiar.

Desde la adquisición en 1998 hasta 2011, esa caída fue del 54% en petróleo y del 97% en gas.

Llegado febrero de 2014 se firmó el «Convenio de Solución Amigable y Avenimiento de Expropiación» entre Argentina y la empresa Repsol, ya con Axel Kicillof a cargo del ministerio de Economía.

El Consejo de Administración de la firma aprobó el acuerdo con el Gobierno argentino por el que la petrolera española recibió una indemnización de 5.000 millones de dólares por la expropiación en bonos del estado argentino, con intereses muy altos, lo que duplicaria este monto.

El proceso de estatización fue sumamente desprolijo. Ya que se ignoró el estatuto y los posibles reclamos futuros.

Juicios pendientes

Cuando se estatizó YPF, en realidad un porcentaje de acciones que tenía la española Repsol, el Estado argentino no abrió ninguna negociación con los otros dueños, minoritarios, de la petrolera.

La ley y el estatuto de YPF, establecen que quienes se hacen del control de una compañía deben hacer una oferta similar a cada uno de los otros accionistas. Esta norma radica en que nadie está obligado a asociarse a alguien que no quiera. Esto no fue contemplado al momento de la estatización.

Por este incumplimiento, el Estado Argentino fue demandado judicialmente.

En el 2015, se inicio un juicio en EEUU contra el Estado argentino, por esta situación. Los lleva adelante el fondo Burford, quien le compro los derechos a juicios a varios accionistas, entre ellos, el más importante, el Grupo Petersen.

Sobre los derechos de las acciones de Eskenazi, Burford compró el 70% de esos derechos, reservandose el 30% restante a la familia Eskenazi.

Luego de una compleja ingenieria financiera, cuando el Estado Argentino deba pagar esos juicios, una parte de los mismos, ira a Enrique Eskenazi, quien ganará millones de dólares, sin haber arriesgado capital alguno, a expensas claras del Estado Argentino.

Lo que viene ahora es un largo proceso. Esa sentencia será recurrida a una instancia superior y después está la Suprema Corte de EEUU. Se estima que el perjuicio para la Argentina oscilará entre los 3.000 a los 15.000 millones de dólares.

Si te gustó o te quedo alguna duda deja tu inquietud en la casilla de comentarios.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Posts Relacionados