Evaluación de Proyectos de Inversión

Compartir con...

Un problema común en la evaluación de proyectos de inversión, es que las prioridades difieren según quien sea el emprendedor. Los seres humanos tenemos distintos niveles de expectativas, grados de aversión al riesgo y solidez patrimonial que indudablemente nos afectan, al momento de optar entre distintas formas de invertir nuestro dinero.

Evaluación de Proyectos

El evaluador de proyectos debe estar preparado para reconocer que existen distintos tipos de inversionistas y es su responsabilidad aconsejarlos, aunque sus prioridades no coincidan con la de él.


El estudio de proyectos, es uno de los instrumentos más utilizados al momento de enfrentar la toma de decisiones, tanto para crear nuevas empresas como para modificar una situacion existente de una empresa en marcha, tercerizar un sector de nuestras operaciones o internalizarlas.


Los criterios utilizados en el estudio de costos de un proyecto, difieren completamente de la técnica contable tradicional, por lo que en las materias que dictamos en el Facultad sobre este tema, utilizamos las herramientas de evaluación tanto cualitativas como cuantitativas.

Hablaremos en esta nota de una de ellas.

Evaluación de proyectos

Metodos cuantitativos

El método cuantitativo más utilizado en la evaluación de proyectos, es el conocido con las siglas VAN, o valor actual neto.

Consiste en proyectar el flujo de fondos futuros de nuestra inversión, determinando previamente un horizonte de evaluación de la misma, desindexarlos, a través de un factor de actualización, para quitarles el contenido inflacionario, y poder así compararlos con el monto de la Inversión Inicial.

Si el resultado obtenido es positivo, el proyecto es numéricamente viable.

El cálculo matemático del Valor Actual Neto es muy sencillo, siendo una de las fórmulas financieras más utilizadas del Excel.

Durante el dictado de la materia no utilizamos mucho tiempo en desarrollo de fórmulas, sino en enseñar al futuro Licenciado, criterios prácticos e innovadores para definir las variables que modifican el resultado del VAN.

Evaluacion de Proyectos. Elementos.


Existen varios elementos a considerar al momento de hacer una evaluacion cuantitativa del proyecto. Ellos son:

Tasa de Corte

Determinar la Tasa de Corte. Es la tasa mínima que se le exige a un proyecto. Esta tasa diferirá según varie el perfil del inversor, el tipo de proyecto y la forma de su financiación. Esta tasa de corte, también se conoce como costo de oportunidad.

Se podrá optar entre una tasa tipo Lebacs, o el rentabilidad promedio de la empresa, o la de un plazo fijo – en el caso de un inversor más conservador – o la del préstamo bancario, en el caso de recurrir a esa opción para realizar el proyecto sujeto a estudio.

Flujo de fondos Netos futuros

Estimar y proyectar el flujo de fondos netos futuros.

Como toda estimación, no existe la certeza absoluta, es por ello que se le debe ofrecer al inversor, al menos tres escenarios posibles de evaluación:

  1. uno que corresponda a una realidad de crecimiento económico del sector del proyecto;
  2. otro que respete las condiciones actuales del mercado y
  3. una tercera alternativa correspondiente a condiciones de recesión.

A partir de estos resultados conoceremos numéricamente, la volatilidad de los resultados obtenidos. Para este punto utilizamos criterios estadisticos de ponderacion de riesgo.

Horizonte de evaluacion

Definir correctamente el horizonte de evaluación. Intentar proyectar a muy largo plazo implica disminuir la certeza de los números que le ofrecemos a nuestro cliente, es por ello que una opción inteligente es suponer un valor de residual de la Inversión, para no extendernos en mas de cinco años en esta evaluación cuantitativa.

Determinar ese valor de recupero tambien es un punto critico, ya que puede modificar completamente los resultados obtenidos.

Conclusion

Por lo expuesto es que carece de importancia hacer incapié en el desarrollo de una fórmula, o en la retención de datos de memoria, el verdadero desafio de los docentes, es desarrollar en nuestros alumnos un criterio critico racional y al mismo tiempo innovador, abierto a estudiar distintas opciones posibles.

Como docente este es el desafío, ya que nuestra propia formación como profesionales, la recibimos en la escuela tradicional enciclopedista.

En la formación educativa actual, ya no es suficiente transmitir datos y conocimientos técnicos para ser reproducidos, es necesario generar y potenciar en los alumnos, capacidades y habilidades que les permitan adaptarse a la única realidad constante que existe: el cambio permanente.

Si te gustó o te quedo alguna duda deja tu inquietud en la casilla de comentarios.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Posts Relacionados