La Revolucion Argentina

Compartir con...

La Junta de Comandantes de las Fuerzas Armadas eligieron como presidente al General Juan Carlos Onganía, como representante de la Revolución Argentina.

La Revolución Argentina se desarrollo desde 1966 hasta 1972.

Contexto Internacional

La Guerra Fría fue un enfrentamiento iniciado al finalizar la Segunda Guerra Mundial, que fue desde 1947 y se prolongó hasta la disolución de la Unión Soviética (inicio de la Perestroika en 1985, caída del muro de Berlín en 1989 y golpe de Estado en la URSS de 1991), entre los bloques occidental-capitalista liderado por Estados Unidos, y el oriental-comunista liderado por la Unión Soviética.

Nuestro país ratificó la Carta de la OEA y el Tratado de Bretton Woods, adhiriéndose también al Fondo Monetario Internacional (FMI) y al Banco Internacional de Reconstrucción y Desarrollo (BIRD).

Esto genero lo que se conoce con el nombre de Mundo Bipolar, que tuvo sus consecuencias en Latinoamerica.

Para profundizar podes ver el video de YouTube que explica esta situación.

Evolución Política

Ongania Presidente

Onganía fue presidente durante el periodo que va desde el 9 de junio de 1966 hasta el 8 de junio de 1970.

Las Fuerzas Armadas sancionaron un estatuto «revolucionario» que invalidó la Constitución nacional, suspendió la actividad política, disolvió los partidos y concentró el poder en el Presidente.

La Noche de los Bastones Largos

El ámbito universitario fue el primer frente de tormenta que puso al desnudo las intenciones gubernamentales. Interpretando que la “politización” de las universidades constituía un terreno propicio para la “infiltración marxista, el gobierno, eliminó la autonomía de esas casas de estudio, que habian sido consagradas en 1918.

Como respuesta, numerosos profesores de la UBA presentaron sus renuncias y se exiliaron.

Los centros estudiantiles fueron desalojados mediante la violencia, y la reacción de los jóvenes derivó en enfrentamientos con la policía.

Esta situación se conoció con el nombre de “La noche de los bastones largos”, en la que fueron golpeados y arrestados alumnos y profesores.

El Cordobazo

En 1969, el deterioro del gobierno de Onganía alcanzó su punto máximo; las calles pasaron a constituirse en el escenario de movimientos populares de protesta.

Hubo varias revoluciones, pero el gran estallido social tuvo lugar en Córdoba, el 29 de mayo de 1969, y se lo conoció como “el Cordobazo”, con numerosos enfrentamientos callejeros. Recién el 3 de Junio la situación quedó bajo control militar.

La guerrilla en Argentina

La revolución argentina
Montoneros y el asesinato de Aramburu

La aparición en primera plana de la guerrilla (mayo 1973) a través del secuestro y posterior asesinato del ex presidente provisional Aramburu, por los “Montoneros”(Firmenich), cuyo objetivo final era construir una sociedad socialista.

Aramburu fue acusado en lo que la organización denominaba «juicio revolucionario» por su accionar durante el Golpe de Estado de 1955 y la desaparición del cadáver embalsamado de Eva Perón, condenándolo a muerte.

Sentencia que fue ejecutada por los secuestradores.

 El asesinato del sindicalista de la UOM,  Agusto Vandor, cometido por una organización guerrillera de la izquierda peronista.

Como secretario general de la UOM había encabezado durante los años ’60 los intentos más importantes de construir un «peronismo sin Perón». Al asesinato de sindicalista lo llamaron Operación Judas, y se sospecha que la orden fue dada por el mismo Juan Domingo Perón.

Las FF.AA. no coincidieron con Onganía en acentuar la política represiva sin realizar cambios políticos profundos, motivo que lo llevó a ser destituido de su mandato.

La Presidencia de Levingston

El Gral. Roberto M. Levingston fue designado presidente por la Junta de Comandantes. Su mandato profundizó la revolución y replanteó la política económica.

Levingston no logró superar el escepticismo de la opinión pública frente a los cambios de dirigentes en el interior del régimen. Tampoco consiguió el respaldo de los trabajadores ni de los sindicalistas.

Un nuevo alzamiento popular  en la ciudad de Córdoba-denominado el “viborazo”, decidió la suerte de Levingston, quien en 1971, debió renunciar.

La Presidencia de Lanusse

La Revolucion Argentina - Lanusse
Alejandro Lanusse

El Gral. Alejandro A. Lanusse asumió la primera magistratura luego de Levingston, hasta el fin de la Revolución Argentina.

Lanusse decidió reestablecer la actividad de los partidos políticos y anunció la celebración de elecciones generales.

Intentó subordinar el llamado a elecciones a la concreción previa de un Gran Acuerdo Nacional (GAN) de todos los partidos políticos avalado por las Fuerzas Armadas, lo cual sucedio.

La Economía de la Revolución Argentina.

Jorge Salimei

Fue el primer ministro de economia, no consiguió solucionar los problemas de inflación heredados de anteriores administraciones, habiendo alcanzado el promedio mensual de alza del costo de vida del 3.5% mensual. Estuvo en su puesto hasta diciembre de 1967.

El plan de Krieger Vasena

Para Vasena, los problemas económicos argentinos se debían a los elevados índices de ineficiencia existentes tanto en el sector público como en el privado.

Para acabar con tales problemas era necesario realizar una redistribución de recursos entre las actividades de cada sector.

El plan implementado a partir de enero de 1967 contenía un conjunto de medidas entre las que se destacaba una «devaluación» del peso del 40% y a partir de ese momento se mantendría el tipo de cambio nominal fijo.

Los instrumentos utilizados por el gobierno apuntaban más a restringir la circulación monetaria que a fomentar su expansión. En cuanto a la política de precios, hubo un «acuerdo voluntario de precios». Además se congelaron los salarios por el plazo de 2 años. También se congelaron combustibles y tarifas.

La producción interna volvió a cobrar dinamismo. A partir de 1967 se registraron tasas de crecimiento del PBI positivas, que fueron incrementándose en los años posteriores.

A la cabeza de este crecimiento se destacaba el sector de la construcción (obras públicas). Otros sectores que crecieron fueron los de minas, electricidad, gas, agua, comercio, hoteles, restaurantes, transporte, comunicaciones, finanzas, seguros y bienes inmuebles.

En cuanto a la política de inversiones públicas cabe señalar el desarrollo de un importante programa de obras de infraestructura (caminos, comunicaciones). Se construyó la empresa Hidroeléctrica Norpatagónica (HIDRONOR) y en 1968 la Comisión Nacional de Energía Atómica comenzó a construir la central Atucha1.

Danigno Pastore

Un análisis detallado indica que la dispersión de la variación de los ingresos fue muy alta. La evidencia, dentro de un clima de euforia económica, se produjo en una de las mayores rebeliones populares y obreras de la historia argentina: el Cordobazo. Dicho movimiento forzó la salida de Vasena. Su sucesor fue M. Dagnino Pastore.

La administración de Onganía sobrevivió un año después del Cordobazo. La explicación de su demora se explica en las dificultades del establishment liberal para ponerse de acuerdo sobre una táctica que prometiera salvar lo logrado entre 1967/69.

Con Pastore se iniciaba un período económico recesivo en donde se percibía el deterioro que generaba en el poder adquisitivo interno el incremento del precio de la carne, factor muy importante.

Entre 1967/69 los precios de ésta habían estado deprimidos; al aumentar para el mercado externo, aumentaron también los precios internos, lo que llevó a la suba de la demanda de los productos sustitutos.

Para esto, Pastore buscó sin éxito, enfrentar el problema a través de una política de restricción monetaria, reduciendo el volumen de crédito y la expansión de los medios de pago.

Ante la nueva escalada inflacionaria, el gobierno fijó precios máximo para ciertos alimentos y la prohibición de la venta de carne vacuna en el mercado interno. Esta medidas «intervensionistas» generaron reacciones contrarias en el empresariado y aun mayores entre los sectores rurales.

Aldo Ferrer

Aldo Ferrer

Su plan consistía en permitir la mejora de los ingresos de los asalariados e implementar medidas que fortalecieran a la industria nacional: elevó los aranceles a la importación, dio crédito a las PyMEs, sancionó el régimen«compre nacional», mediante el cual las instituciones estatales debían priorizar a las empresas locales para sus compras.

Se esperaría la maduración de las inversiones industriales que profundizaran la sustitución de importaciones y generaran una «sustitución relativa» de importaciones. Ferrer sancionó una veda al consumo de carne, porque los precios de ésta en los mercados internacionales continuaban subiendo.

Este programa constaba de cuatro aspectos centrales:

  • En materia de política monetaria se aplicaron medidas contractivas, se establecieron topes sobre las tasas de interés.
  • En terreno de la política fiscal, se intentaba incrementar la recaudación en las áreas de seguridad social.
  • En cuanto a la política para el sector externo, el objetivo era reducir la brecha entre el tipo de cambio en el mercado comercial y la del mercado financiero, procurando impedir la sobre valuación de la moneda.
  • En lo relativo a al realización de acuerdos de precios con sectores empresarios y la política de ingresos, se impusieron topes a las negociaciones salariales.

Numeros Duros de la Revolucion Argentina

Podemos ver los numeros duros durante el gobierno de la Revolucion Argentina.

El saldo comercial es negativo solo en 1971.

Por otro lado vemos un PBI en crecimiento, pero tambien una aceleracion muy importante en los indices inflacionarios.

Bibliografía

  • Mario Rapoport – Las Políticas económicas de la Argentina. Una breve historia. Edición 2.010
  • Jorge Lanata – Argentinos. Edición 2.003

Si te gustó o te quedo alguna duda deja tu inquietud en la casilla de comentarios.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Posts Relacionados