El efecto Tequila del 94

Compartir con...

El año 1994 fue muy complicado para México.  La violencia aumento de nivel, por un lado, el subcomandante Marcos se había levantado en armas en Chiapas el 1° de enero, además el 23 de marzo, asesinaron a Luis Donaldo Colosio, quien era el candidato presidencial del PRI para suceder a Carlos Salinas de Gortari.

Durante la presidencia de Carlos Salinas de Gortari, que empezó en 1988, se realizaron una serie de reformas económicas que mejoraron el poder adquisitivo de los mexicanos. En un contexto mundial de auge del neoliberalismo, se produjeron las siguientes acciones:

  • Apertura económica
  • Privatizaciones (Carlos Slim)
  • Acceso al crédito del consumidor mexicano de manera masiva
  • Creación del FOBAPROA
  • Ingreso de capitales extranjeros
  • Firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) (entro en vigor en 1994)

Todas estas medidas generaron aumento del consumo y de las inversiones, con lo cual el PBI de México creció durante esos años, sin embargo, la apreciación del tipo de cambio del peso mexicano hizo que sus exportaciones fueran menos competitivas, generando de esta manera, saldos comerciales negativos. 

El efecto tequila del 94
Carlos Salinas y Ernesto Zedillo

A esto debemos sumarle que al final del gobierno de Carlos Salinas, aumenta el gasto público, el cual el financiado con los llamados Tesobonos.

El atractivo de los Tesobonos era que funcionaban como una cobertura cambiaria al ser pagaderos en dólares. Por eso, el gobierno de Ernesto Zedillo no pudo hacer frente a estas obligaciones, con un tipo de cambio semifijo y la eminente escasez de reservas en dólares.

Durante 1994, Alan Greenspan, presidente de la FED, casi duplicó las tasas de interés hasta el 6% en solo doce meses. Como sabemos esto genera que los capitales financieros migren hacia los bonos estadounidenses abandonando los mercados emergentes.

El error de diciembre

Luego de un mandato presidencial de seis años de Carlos Salinas, el 1 de diciembre de 1994 asume Ernesto Zedillo.  El nivel de reservas era muy bajo, para reforzarlo, se reunió con empresarios para avisarles que iba a devaluar un 15 %. (Estaba en 3.40 y lo llevaría a 4).

El anuncio de la devaluación se dio un miércoles, y durante el resto de la semana los inversionistas extranjeros huyeron del mercado mexicano sin que el gobierno hiciera ninguna acción para prevenirlo o desalentarlo hasta el siguiente lunes cuando ya todo fue muy tarde.

Tan sólo 20 días más tarde, las reservas internacionales cayeron u$s 10 mil millones. En sí, este suceso se refiere a las acciones que emprendió, en diciembre de 1994, el secretario de Hacienda entrante, Jaime Serra Puche.

Así estalló el «efecto Tequila». México se quedó sin reservas internacionales y tuvo que devaluar en los primeros días de gestión de Ernesto Zedillo como presidente.

Crisis Bancaria y financiera

Sin poder mantener la nueva banda de la tasa de cambio, a principios de 1995, la administración de Zedillo decidió establecer el sistema de libre flotación del peso, el cual llegaría a 7.20 pesos por dólar en tan sólo una semana. Cuando el dólar dejó de ser controlado por el gobierno, el peso perdió la mitad de su valor, hecho que ocasionó que las deudas en dólares no pudieran ser pagadas.

Las repercusiones sociales que tuvo el también llamado “Efecto Tequila” fueron incalculables: en muchos casos se tradujeron en pérdidas económicas para las familias. Muchos perdieron sus casas y autos que habían adquirido en contratos con tasa variable o en dólares. Otros más perdieron todo. Las deudas y tasas bancarias se dispararon, lo que desató un aumento en la cartera vencida de esas instituciones. Casi desapareció la clase media y aumentó la pobreza.

FOBAPROA y el efecto tequila 94

Llegados a este punto, México debía enfrentar 2 problemas los TESOBONOS, que representaban la deuda del estado mexicano y por otro lado el FOBAPROA, que era un fondo que sirvió de cobertura no solamente a los bancos sino también a sectores empresarios afines al gobierno.

El monto de deuda del FOBAPROA ascendió a 552.000 millones de pesos lo que equivale al 40% del PIB y del año 97 de México. En 1998, el gobierno de Zedillo propuso que el Fobaproa se convirtiera en deuda pública, lo cual fue aprobado por el Congreso.

Vemos de esta manera la magnitud de la crisis la cual ya no era solamente económica sino también de corrupción ya que dentro de las quiebras que cubría el fondo se incluían quiebras simuladas para que el estado se haga cargo de determinadas deudas.

El rescate de México

Para hacer frente a la emergencia se recurrió a un paquete de rescate que consistió en la inyección al Fondo Monetario Internacional de varios millones de dólares por parte de Estados Unidos y otros organismos internacionales para intentar estabilizar el precio del dólar y así tratar de contener la crisis y no afectar a otros países.

Estos créditos fueron otorgados con la condición del aumento de la tasa de interés, en concordancia con los de la FED, pero en otra economía. La devaluación más la subida de las tasas de interés en los bancos dejaron a miles de empresas y familias en la bancarrota y con deudas impagables.

Como principal socio en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, en inglés), México pidió ayuda a los EE.UU., que extendió un paquete de emergencia que se inició con la compra de pesos mexicanos para evitar que continuara la devaluación.

A través del Fondo de Estabilización de Divisas se enviaron a México u$s 20 mil millones, a los que se le añadió un número similar proveniente del FMI. Con la suma de otros aportes para ayudar a la alicaída economía, el costo del rescate llegó a los u$s 75 mil millones.

Consecuencias de la crisis en México

El «efecto tequila» provocó una fuga de capitales hacia el sudeste asiático, la región receptora que logró generar renovada confianza en los inversionistas.

A fines de 1995, la crisis ya se encontraba bajo control, pero el PBI se contrajo, se cerraron empresas y la inflación llegaba al 50% anual.

No obstante, en 1996 la economía mexicana crecía nuevamente y un año más tarde pagaría los préstamos de EE.UU.

En 1995 López Obrador criticó y denunció estas situaciones irregulares, pero en septiembre del 98 el Presidente Zedillo junto con la Corte Suprema de Justicia de la Nación acordaron cerrar el tema del FOBAPROA, refinanciando sus pagos de acuerdo al crecimiento del PIB y mexicano con lo cual se supone que se terminara de pagar esta crisis en el 2070.

Los efectos en la población sí se extendieron en el tiempo. Luego de la crisis, un 50% de la población mexicana cayó en la pobreza.

El efecto tequila y la globalización

Con la globalización y los tratados de libre comercio los países con relaciones comerciales con México también sintieron el “efecto tequila”.

Con el llamado “rescate financiero” la deuda externa de América Latina creció de 34 mil millones de dólares a 521 mil millones. Además de México; Venezuela, Brasil, Chile y Argentina fueron los más afectados de América Latina y el Caribe.

Si te gustó o te quedo alguna duda deja tu inquietud en la casilla de comentarios.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Posts Relacionados