Que es el Liberalismo

Compartir con...

El sistema de economía de mercado (capitalista) se basa en la doctrina conocida como liberalismo económico, iniciada con Adam Smith con la publicación de su libro «La riqueza de las naciones» en 1776.

En contra de lo que defendían los mercantilistas, los liberales propugnaban la mínima intervención del Estado, ya que el mercado y su «mano invisible» son capaces de resolver las cuestiones básicas de toda economía.

Existe un orden establecido gracias al juego de la oferta y la demanda.

Características

El Liberalismo económico destaca la libertad de actuación de la iniciativa privada. Las fuerzas del mercado son las que establecen los precios y los salarios y, por lo tanto, la participación del Estado en la actividad económica debe ser mínima.

El libre juego de la oferta y la demanda es la pieza clave en el funcionamiento de este tipo de economías.

El liberalismo económico es una doctrina que señala que la mejor forma de alcanzar el desarrollo económico y la eficiencia en la asignación de los recursos es a través de un mercado libre sin la intervención del Estado (regulaciones, impuestos, etc.)

De esta forma, a través de incentivos económicos, el mercado llegará a un equilibrio tanto en el mercado de este bien y servicio como en los mercados de los factores productivos (capital, trabajo, tecnología).

Se consideraba que, si bien existían regiones que producían los mismos productos, con el paso del tiempo dominaría aquélla que contara con las mayores ventajas en su producción, por ejemplo, disponer en el territorio de la materia prima o de una fuerza de trabajo altamente capacitada, de tal manera que el productor débil buscaría producir otra cosa y con ello se lograría la especialización favoreciendo el crecimiento de ambas regiones.

Estas fuerzas naturales parecían ser resultado de la acción de “una mano invisible” que siempre conduciría al equilibrio económico, por tanto, la intervención del Estado era innecesaria. Esta visión optimista de los liberales se sustentaba en la idea de que el crecimiento económico sería indefinido y que la prosperidad social iría alcanzando paulatinamente a sectores de la población cada vez más amplios.

Pensadores del Liberalismo

Adam Smith y David Ricardo sostenían que el intercambio generaba crecimiento económico y que los aranceles lo obstaculizaban. Lo que estos liberales tenían frente a sí era un espectacular crecimiento en la producción de mercancías, resultado de la revolución industrial, por tanto, era natural que la ganancia que los capitalistas esperaban obtener sólo pudiera concretarse después de la venta de sus mercancías, una mercancía no vendida o vendida tardíamente implicaba pérdidas.

Así nació el principio económico “laizer faire, laizer paser”, (dejar hacer, dejar pasar), planteado por el fisiócrata Jean Claude de Gournay (1712-1759) y adoptado por los partidarios del libre comercio.

De esta manera, aparece la primera de las etapas dentro de la evolucion de los distintos tipos de sistemas capitalistas que existen:

Elementos básicos

El liberalismo económico se basa en un conjunto de ideas esenciales:

  1. La libre interacción de la oferta y demanda equilibran la producción y el consumo.
  2. Las intervenciones del Estado rompen el equilibrio natural de la oferta y demanda generando ineficiencia.
  3. El rol del Estado debería limitarse a garantizar el cumplimiento de los acuerdos y contratos establecidos libremente por las personas y empresas. Esta idea se asocia al concepto de “Laissez Faire, laissez passer” en donde el Estado debe limitarse a “dejar hacer, dejar pasar”.
  4. Cada individuo tiene la responsabilidad de ahorrar para educar a sus hijos, pagar su salud y mantenerse durante su vejez.
  5. El ahorro y la acumulación de capital es el factor que impulsa el desarrollo económico.
  6. Los individuos deben buscar su beneficio personal, de esta forma impulsarán el bienestar social.

Cómo funciona el liberalismo económico

Que es el liberalismo

De acuerdo al liberalismo económico, la libre interacción de la oferta y la demanda nos llevará a un equilibrio óptimo.

De esta forma, cuando un bien o servicio es demandado por los consumidores, su precio aumenta, esto llevará a que algunos consumidores busquen bienes sustitutos y otros dejen de comprar. Los oferentes por su parte, se ven incentivados por los altos precios lo que los lleva a invertir en capacidad y aumentar la producción.

De esta forma, a través de incentivos económicos, el mercado llegará a un equilibrio tanto en el mercado del mismo bien y servicio como en los mercados de los factores productivos (capital, trabajo, tecnología).

Ventajas y desventajas del liberalismo económico

El liberalismo económico impulsa el desarrollo, la creatividad y la innovación. Las personas y empresas tienen los incentivos para competir y buscar la forma de lograr sus objetivos.

Los defensores aseguran que gracias al libre comercio los consumidores pueden disfrutar de una mayor variedad de productos y servicios a un precio más accesible debido a la presión de la competencia.

No obstante, los críticos argumentan que en su estado más extremo, el liberalismo económico deja de lado consideraciones sociales.

En particular se desentiende de aquellos que se encuentran en una situación desventajosa y por ende les es muy difícil progresar (niños pobres, enfermos, ancianos sin recursos, etc.).

Sin embargo, sus defensores argumentan que no deja de lado las consideraciones sociales, sino todo lo contrario, mejora la calidad de vida de todos los ciudadanos.

Para ello se basan principalmente en que el libre comercio permite la aparición de economías de escala y la especialización creciente de cada agente, lo que incrementa la eficiencia y la productividad, lo que permite precios mucho más bajos y accesibles para todos los públicos.

Si te gustó o te quedo alguna duda deja tu inquietud en la casilla de comentarios.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Posts Relacionados